Saliendo de Ikea con 2 cuernos: un ejemplo de innovación

12 Sep

artículo Agustin Peralt, en escuela de negocios en valenciaHace bien poco sufrí lo que calificaría como una situación entre cómica y curiosa, que me gusta exponer en mis sesiones de marketing sobre  innovación para legitimar la idea de que el concepto de ‘innovación acertada’ es mucho más alcanzable para las pequeñas y medianas empresas de lo que puede parecer, en ocasiones, a primera vista. Tras un día completo y agotador en el renombrado mundo de las tiendas Ikea , llegamos al momento más complejo dentro del proceso de compra: la ardua tarea de trasladar todo lo adquirido desde los macro carros de compra al maletero de nuestro coche. Tras muchos minutos de reflexión y justo cuando ya tenía la tarea finalizada visualicé en el fondo del carro dos cuernos metálicos. Con cara de sorpresa, me atreví a preguntarle a mi mujer con un tono equivocado y con un léxico no del todo apropiado lo siguiente: “ ¿Pero me puedes explicar para qué son esos dos cuernos?”. Su respuesta fue contundente: “ Pues está claro, son dos cuelgaalfombras y, además, súper baratos. En verano no tengo espacio para guardar las alfombras y, gracias a este invento (dos simples  ganchos de aluminio con forma de cuerno)  las voy a poder colgar en el trastero sin problemas. ¡Ójala hubiera encontrado esto antes! No sabía ni que existía”.

Una vez incorporados en nuestro tedioso camino de vuelta de varias horas hasta nuestra ciudad desde los “madriles”, empecé a reflexionar sobre los cuernos de Ikea y sobre innovación: sobre la importancia que, hoy más que nunca, tiene el crear una cultura interna basada en la innovación que nos permita tener una estrategia diferenciada frente a la competencia y que permita consecuentemente subir el margen medio. Y, sobre todo, me paré a pensar que, hay  pymes que son capaces, sin grandes presupuestos, de tener grandes ocurrencias que el consumidor valora; de lanzar grandes ideas creativas de manera recurrente; y que si siguen así, algún día serán Zaras, Santaderes, Telefónicas, o Ikeas ….,pues están creando el germen vital para crecer de manera sostenible  y rentable como hicieron todas estas grandes empresas en su momento.

Llevo tiempo comprobando que, en algunos foros directivos y entre muchos alumnos muy preparados, existe un pensamiento no del todo acertado desde mi punto de vista. Exponen el concepto de innovación desde una perspectiva muy compleja e inalcanzable para una pyme. Para mí la innovación no está relacionada ni con grandes presupuestos ni tampoco con grandes departamentos con modelos complejos, sino con temas tan sencillos como pararse a pensar y orientarse de una manera real hacia el consumidor. Disponer de una cultura innovadora internamente no requiere de grandes ‘cracksy’  ni tampoco de la  ayuda de brillantes consultores externos. Simplemente , se debe lograr que desde la parte superior de la empresa se potencie la dedicación de tiempo en la búsqueda de lo que Kotler llama oportunidades de marketing: la capacidad de encontrar productos o servicios que satisfagan las necesidades del consumidor  y que, actualmente, la competencia no ofrece .

Pero  profundicemos un poco más en el concepto de oportunidad de marketing, de cómo se puede llegar a innovar de una manera constante. Es vital dedicar horas a preguntar al consumidor qué echa en falta en nuestros productos; a averiguar cómo sería para él el producto ideal; a observarle de manera detenida en el proceso de consumo del producto. Es en ese momento cuando su mente está dispuesta a mostrar aquello que necesita y que el producto actual no le ofrece,  o aquello que pensamos que él valora y que, en realidad, no es así.

Además, hay que dedicar tiempo a aquellos que no nos compran, preguntarles por qué no lo hacen, por qué compran a otros, o que necesidades no están cubiertas actualmente en su vida diari.

A mí me gusta hablar del concepto de innovación como algo que tiene que estar entre los valores fundamentales de cualquier compañía. Debe haber un ‘responsable de la opinión del consumidor’, que se levante cada día pensando de manera obsesiva en éste y en cómo podemos ofrecerle nuevos productos que le hagan su vida más llevadera, más fácil, más completa…Esa persona, además, deberá tener un cierto dominio sobre las distintas áreas internas de nuestra  empresa desde compras, producción… hasta ventas,  para poder entender las capacidades de la compañía y llevar a cabo los sueños innovadores que van surgiendo, pues no hay nada peor que detectar oportunidades que nunca podrán ser factibles para nosotros.

Reflexionemos sobre nuestras empresas de una manera objetiva, seamos honestos sobre cuantas horas dedicamos de verdad a esto de la innovación como acabamos de exponer. Al mismo tiempo,  pensemos cuántos lanzamientos de nuevos productos se deben a acciones impulsivas, a estrategias ‘me too’ de copiar lo que hace el líder. Avancemos en la dirección correcta y vayamos desde fuera, desde el consumidor,  hacia dentro, hacia nuestras capacidades internas.

Y tengamos presente que en innovación no hay jamás errores, como poco,  hay aprendizaje de lo que no funciona y, como mucho, hay margen y, probablemente, del excepcional.

Agustín Peralt

5 comentarios to “Saliendo de Ikea con 2 cuernos: un ejemplo de innovación”

  1. Pablo Urbea 12/09/2011 a 16:06 #

    Lo suscribo nuevamente Agustín. Pensaba que ya nadie leía a Kotler, para mi referencia absoluta en marketing.
    Es muy interesante el perfil profesional que sugieres, si convences a alguna empresa me ofrezco como conejillo de indias…Un abrazo y enhorabuena

    • camila25 08/10/2012 a 18:05 #

      Y yo también me ofrezco junto a usted. Me ha encantado el artículo. Además opino que es lo que debería obsesionar a los gerentes, hacer estudios y seguimientos diarios y exaustivos de cada cliente y es más de cada posible cliente para saber cuales son sus necesidades, expectativas, ilusiones y deseos…, además de sin olvidarnos por supuesto y parte muy muy importe de los mencionados “no ha comprado” ahí hay un gran reto por descubrir…., hay que perseguir y mimar al cliente que no nos compra o no nos ha comprado.

      Gracias por estos artículos, me hacen volver a ilusionarme.

      Saludos,
      Mayte

      • estemavalencia 10/10/2012 a 09:44 #

        Hola Camila,

        encantados de que te haya gustado el artículo de Agustín y si además hemos conseguido volver a ilusionarte como nos comentas, pues todavía mucho mejor.

        un cordial saludo y esperamos volver a verte por Comunidad Estema

  2. Eva Carrasco Ceña 09/10/2012 a 20:52 #

    Estupendo artículo, de los que te hacen reflexionar…
    Saludos!

    • estemavalencia 10/10/2012 a 09:45 #

      Hola Eva,

      gracias por tu comentario y sobre todo por asomarte por aquí.

      Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: