“Prohibido hablar de la cosa”.

22 Ene

Prohibido-hablar-de-la-cosa En efecto así es, “Prohibido hablar de la cosa”, y yo me preguntaba, como supongo que much@s de vosotr@s también,

¿Qué es eso de la cosa?

Pues la cosa, es eso de lo que todo el mundo habla y que casi sin saber porque ni como,  se convierte en el recurso fácil para hablar con el vecino del cuarto cuando coincidimos en el ascensor, cuando vemos a un conocido que hace bastante tiempo con el que no estábamos, o incluso cuando un comercial rompe el hielo antes de empezar a hablar con su posible cliente.

Si antes utilizábamos la consabida táctica del tiempo , o el partido del fin de semana, ahora como argumento ineludible de conversación la cosa se transforma a la cri….. Si, si la cosa es la crisis. Una crisis que ha evolucionado y pasado en nuestras conversaciones de coyuntural a asentarse como algo estructural. Y las consecuencias no pueden ser más evidentes : (

Así es malhumor, tristeza o incluso impotencia ante el devenir de algunos acontecimientos que parece que cada día nos desbordan más y nos atenazan para la toma de decisiones.

Por ello en estos momentos en los que la cosa está, existe y permanece, y parece que por bastante tiempo más, quizás lo inteligente y sin querer entrar en ningún tipo de debate político sobre vencedores, vencidos, culpables e inocentes, sería hacer como ese comercio de barrio que había colocado el cartel con la advertencia para todos sus clientes, y prohibirnos hablar de la cosa.

Al hilo y en consonancia con las últimas campañas publicitarias estilo Campofrio,  o esta de Gran Thornton que os adjuntamos aquí al final, quizás ha llegado el momento de abstraernos de la situación actual, (aún a pesar de lo complicado que pueda resultar) y volver a hablar del tiempo, del partido del fin de semana, o de la ilusión recuperada porque tenemos a un amigo que le está yendo muy bien, que también los hay.

Sin caer en chauvinismos sobre la calidad de nuestro país, nuestra selección de futbol,el clima, la cultura o nuestro carácter abierto , quizás buscar dentro de cada uno de nosotros qué es lo que hemos hecho mal y en que podemos mejorar, en un cambio actitudinal e intentar estar en un proceso de mejora continua pueda ser una de las claves que nos lleven a recuperar la sonrisa, la ilusión y el entusiasmo por hacer cosas y por emprender, ya  sea en nuestro país con sus virtudes y defectos o en cualquier otro. Que quizás tenemos la suerte que no tuvieron nuestros padres o abuelos de poder estar en la otra parte del globo en apenas 10 horas de avión.

En la cosa no todo son desventajas, son también oportunidades y para empezar a buscarlas hay que recuperar la ilusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: